May 242011
 

Ha habido elecciones locales en Babia y en uno de sus municipios, el de Yuso, se ha producido un cambio notable, pues el partido que ostentaba la mayoría ha sufrido una abultada derrota, en contra de la tendencia estatal de ese partido, que ha arrasado en todos los lugares. El hecho de que la participación superase el 90 por ciento de los electores, legitima aún más los resultados y fortalecerá la acción política de los vencedores. Queda ahora pendiente la reflexión de las causas de esa debacle, para que quienes asumen la responsabilidad de liderar la gestión municipal, no defrauden a los babianos.
La campaña ha sido bronca en Babia, quizás como en otros lugares, aunque sorprende la inquina con la que se responde a las críticas que hace la sociedad civil a los representantes políticos: se ataca personalmente a quien ejerce su democrático derecho de opinión, apoyada en hechos irrefutables. Una Tribuna en un periódico provincial ha supuesto que los alcaldes aludidos hiciesen piña para intentar desacreditar, en vez de refutar los argumentos aportados. Postura poco democrática y menos elegante que no expían ni  maquillan ni la derrota ni la victoria en las urnas, pues ganar unas elecciones no tapa las vergüenzas de una mala gestión o las tropelías legales que se hayan cometido, algo que en este país empieza a ser epidémico.
Babia sigue necesitando un revulsivo y una actuación coordinada entre los dos Ayuntamientos, pero también una acción participativa con las Juntas Vecinales y con los ciudadanos, también con los críticos. No sirven ni los alcaldes prepotentes que no hacen nada ni los que no aceptan las críticas ni la colaboración de los ciudadanos o las asociaciones. No siempre tendrán enfrente una oposición demenuzada. Cuatro años pasan muy rápido.

Share

Deja un comentario