Nov 122011
 

Es digno de mención el alto nivel de educación que alcanzó la población de Babia ya desde el siglo XIX. Las escuelas y los maestros fueron uno de los ejes del desarrollo educativo que experimentó Babia, de tal forma que el índice de alfabetización alcanzó uno de los niveles más altos de la Península. En concreto, esta preparación en lo que podemos denominar estudios básicos sirvió para que muchos jóvenes durante el invierno fueran contratados por las aldeas limítrofes del sur de Asturias, a donde no llegaban los maestros nacionales para que dieran clase a los niños del lugar.

Estos valores han sido reconocidos por viajeros de todos los tiempos. Así, Víctor de la Serna escribió en su «La ruta de los foramontanos»:

«Babia es un extraño país, lleno de bosques, de escuelas, de praderas, de bienestar y de cultura, donde la gente le contesta a uno a cualquier pregunta con un aplomo y una llaneza casi académica, sin muletillas ni tartamudeos ni frases hechas; donde las casas son confortables, están alhajadas con buen gusto y constituyen lo que pudiera ser un ejemplo de hogar rural español»

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)