May 052013
 
Francisco Fernández Blanco de Sierra y Pambley

Francisco Fernández Blanco de Sierra y Pambley

Un culto, extravagante y gran liberal lacianiego

Francisco Fernández Blanco de Sierra y Pambley, creador de la fundación que acabaría subastando Pinos a su muerte, estudió Humanidades en el Seminario de Astorga y Leyes en la Universidad de Valladolid. Heredó escudos y blasones, cartas de hidalguía, un espíritu y tradición liberal y un amplio patrimonio de casas en Madrid, León, Villablino y Hospital de Órbigo, fincas y cabaña ovina. En verano utilizaba los puertos de la Cubilla, en Pinos de Babia y en invierno, las dehesas de Requejo y Quintanilla, en Zamora. Poseía 2.000 ovejas, 111 cabezas de vacuno y 38 de ganado caballar. De carácter extravagante, jamás subió a un automóvil o a un ascensor, a pesar de que viajaba con frecuencia a Madrid, donde ejerció de diputado en las Cortes. Dicen que siempre iba bien vestido y era buen conversador, pero evitaba el contacto físico si no llevaba guantes y, cuando no tenía las manos protegidas, llegaba a empujar los objetos con el codo para no contaminarse. Su talante progresista le llevó a costear unas escuelas modernas para los niños de su zona y a intimar con los integrantes de la Institución Libre de Enseñanza, Azcárate, Bartolomé Cossío y Francisco Giner de los Ríos. Es el ‘salvador’ de los derechos de los babianos en Pinos.

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.