Abr 052013
 

Alegan que el inmueble, en el polémico puerto de Pinos, es un asentamiento ilegal

Imagen de archivo de la polémica Casa Mieres en el puerto de Pinos que se disputan León y Asturias. L. VILLA

Estefanía Niño / León
La Asociación Montaña de Babia y Luna ha solicitado a la Junta de Castilla y León la clausura de la Casa Mieres, el viejo inmueble que desde hace décadas simboliza la presencia de los ganaderos de Mieres en el puerto Pinos. Según la información recogida ayer por La Nueva España, el citado colectivo ha reclamado a la Junta de Castilla y León el cierre de las instalaciones, propiedad del Ayuntamiento de Mieres, alegando que están siendo explotadas “sin ningún tipo de licencia e incumpliendo todas las directrices ambientales”.
La Casa de Mieres, es un antiguo edificio de piedra ubicado en el puerto de Pinos que está siendo utilizado como establecimiento hostelero, dando un servicio con el que los vecinos Babia y Luna no están de acuerdo. La asociación argumenta que el inmueble “es ilegal, porque carece de licencia ambiental y constructiva”, y por ello han acudido a la Junta de Castilla y León para que proceda a su clausura ya que “la utilización de esta infraestructura se realiza sin ningún tipo de soporte legal”. Así las cosas, si el inmueble sigue abierto este verano, trasladarán la petición a los juzgados.
Este será un paso más en el tira y afloja en torno al puerto de Pinos, donde la presencia de los ganaderos mierenses ha ido generando críticas y recelos en los pueblos leoneses de la zona durante los últimos años.
Por su parte, el alcalde de San Emiliano, Basilio Barriada, indicó ayer a este periódico que “¿en qué base legal se apoya? Cumple la función de cantina, sobre todo en la temporada de verano, pero no tiene permisos”. En este sentido explicó que al Ayuntamiento de San Emiliano llegó una denuncia sobre este tema, pero que al no tener potestad suficiente “será la Junta de Castilla y León la que tenga que iniciar los trámites”, apuntando que la Casa de Mieres “tiene una serie de ilegalidades y contradicciones”. Finalmente apostilló que si se llegase a su cierre “somos los primeros interesados, lo lamentaríamos por el servicio que da, pero tiene que cumplir la legalidad”.

Share

Deja un comentario