Abr 262015
 

Aurea, la abuela de BabiaLa abuela de Babia, que celebra hoy su cumpleaños, es una de las pocas personas que puede presumir de superar un siglo y un lustro de vida

ELENA F. GORDÓN / LA MAJÚA 26/04/2015 (Diario de León)

157 personas en toda España pueden presumir de tener más de 105 años. Las mujeres ganan por goleada -134 frente a 23 hombres- según la lista recientemente actualizada por Miguel Quesada, Eduardo García y Emilio Ibáñez, corresponsales en el país del Grupo de Investigación Gerontológico. De ellos, siete son leoneses -leonesas en la mayoría de los casos- y una de ellas cumple años este domingo 26 de abril.

Tal día como hoy hace 106 años, nació en la localidad leonesa de Candemuela, en el municipio de San Emiliano, comarca de Babia, Áurea Álvarez Entrago. Era lunes. En ese pueblo vivió hasta los ocho años y desde entonces en La Majúa, donde se casó y tuvo ocho hijos de los que viven cuatro. Ahora, ya cuenta con una docena de nietos, once biznietos y cinco tataranietos, el mayor de los cuales tiene 21 años. Allí también ejerció de partera durante mucho tiempo y ayudó a traer al mundo a varias generaciones de vecinos, hasta que se dejó de dar a luz en casa.

Áurea vive en La Majúa con su hijo Ulpiano, aunque pronto se trasladarán a la capital. Sentada en el escaño de la cocina, tras una siesta interrumpida, muestra una amplia sonrisa, reflejo del estupendo carácter que tiene, según recalca su nieta Rosa. “Ella es como la ves; amable, todo le gusta, yo creo que vive de la tranquilidad y del buen humor que tiene. Todo está bien y todo está bueno para ella”, resume.

Hasta ahora, toda la medicación que necesita es una pastilla para la tensión que toma por las mañanas, detalla Ulpiano, antes de pedirle que recuerde algunas coplas. Ella se ríe y recita: “Un asturiano en Asturias/ vendió siete castañales/ para comprarle a su novia/ vuelta y media de corales” y sigue: “María, si vas al prado/ no lleves las zapatillas/ que con la flor del romero/ se te ponen amarillas”. También hace gala de ser diplomática porque preguntada por su nieta si ella o un hijo de Áurea prepara mejor las sopas que le gustan responde que los dos.

Sin restricciones alimentarias -aunque el alcohol y el café están ausentes de su dieta-, viendo algunas cosas de la tele -le gustan los dibujos animados- y ojeando alguna revista, su nieta Rosa asegura que aún sabe la tabla de multiplicar y confirma cierta coquetería que queda patente es su cuidada manicura y en un pañuelo que lleva porque le dijeron que así estaba mucho más guapa.

El Ayuntamiento de San Emiliano felicita cada año a su vecina más longeva y este domingo varios familiares de Aurea comparten con ella la jornada para festejar los 106 años de la abuela de Babia. Un cumpleaños en el que no faltaron las flores, la tarta y un menú con cordero y arroz con leche caseros.

Share

Deja un comentario