Mar 162018
 

Las cuatro pedanías presentan hoy un escrito para convocar con urgencia la mesa de trabajo que defiende sus intereses

La reacción de los presidentes de las juntas vecinales leonesas afectadas por el conflicto del Puerto de Pinos no se ha hecho esperar. Tras conocer el anuncio de la licitación por parte del Ayuntamiento de Mieres, publicado el pasado 7 de marzo en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, para la contratación del servicio de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en el Puerto de Pinos, ubicado en San Emiliano pero propiedad del consistorio asturiano, los presidentes de las juntas vecinales de Candemuela, Villargusán, San Emiliano y Pinos se reunirán hoy para redactar un escrito y registrarlo en la delegación territorial de la Junta de Castilla y León, en el que solicitan la inmediata convocatoria de la mesa de trabajo creada por mandato de las Cortes en junio de 2017 para precisamente defender los derechos de los ganaderos leoneses de este enclave. Precisamente, esta misma semana se convocó esta mesa de trabajo en la que, además de la Junta de Castilla y León y la Diputación, están representadas todas las pedanías afectadas por este histórico conflicto.

El objetivo del escrito, que hoy quedará registrado por los pueblos afectados, es instar a esa mesa para que la Junta de Castilla y León presente un recurso contra la licitación puesta en marcha por el Ayuntamiento de Mieres alegando invasión de competencias. Según denunció esta semana la asociación Montaña de Babia y Luna, esta licitación viene a contravenir la Ley de Bases de Régimen Local, popularmente conocida como Ley Montoro, que impide a las administraciones autonómicas ejercer una serie de competencias, entre ellas las ganaderas, fuera de su territorio.

«Nos parece un auténtico atropello contra los ganaderos de nuestras juntas vecinales y un incumplimiento flagrante de la normativa vigente en materia de competencias administrativas», denunció ayer el presidente de la Junta Vecinal de Pinos, y a la vez procurador por el PSOE en las Cortes de Castilla y León.

En este sentido, Rodríguez denuncia el «desamparo» que desde siempre han sufrido los pueblos leoneses, por parte de la Junta de Castilla y León, en el largo conflicto mantenido con Asturias por los pastos del puerto. «Nuestras juntas vecinales tienen que costearse una guardería de campo para evitar que el ganado de Asturias se pase a los terrenos comunales de las pedanías del municipio de San Emiliano, mientras el Ayuntamiento de Mieres intenta burlar un derecho de pasto histórico que poseemos las cuatro juntas vecinales en los puertos de Pinos, y que ya conocía cuando decidió comprarlo en 1926»..

De la misma opinión es el presidente de la Junta Vecinal de Villargusán. Pedro Barriada, que lamenta que «después de tantos años pelando por nuestros derechos la Junta esté en blanco y lo primero que nos diga cuando nos convocan a la mesa de trabajo es que les presentemos un escrito con nuestras reclamaciones». Para Barriada, la única solución posible al conflicto para por la expropiación de los terrenos, algo de lo que jamás se ha pronunciado la administración autonómica

 

Un conflicto que afecta a cuatro consejerías que no mueven ficha

El conflicto del puerto de Pinos, que arrastra casi un siglo de historia desde que Mieres comprara los terrenos a la Fundación Sierra Pambley en 1926, afecta a cuatro consejerías de la Junta de Castilla y León que hasta la fecha no se han posicionado ni han realizado ninguna gestión que logre evitar las tensiones entre los ganaderos de León y Asturias. Tan solo se ha logrado crear una mesa de trabajo, un año después de la iniciativa aprobada en las Cortes de Castilla y León a propuesta del PSOE de León.

En concreto, en el problema territorial, que surge a raíz de que una administración pública, en este caso el Ayuntamiento de Mieres, sea titular de un terreno en otra comunidad autónoma, debería intervenir la propia Consejería de Presidencia. Por su parte, la de Agricultura y Ganadería debería tomar parte ante las competencias ganaderas que el Ayuntamiento asturiano está ejerciendo de manera impropia en otra comunidad, a través del reglamento redactado en 1980 por el propio consistorio de Mieres, y que en la actualidad contradice la Ley de Bases de Régimen Local. Tanto el conflicto de los pastos, como la normativa que afecta a los mismos —hay que tener en cuenta de que se trata un parque natural afectado además por varias figuras de protección—, como la carretera que da acceso al puerto desde León, con un expediente en marcha de 2012 para su reparación, son competencia de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Por último, tanto la Casa de Mieres, como la capilla—hoy convertida en cuadra—, competen a la Consejería de Cultura y Turismo.

Ninguna de las consejerías se han manifestado hasta el momento sobre su responsabilidad en el conflicto de Pinos.

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.