carlosganton

Ago 102018
 

Todavía cuesta situar a Babia en los mapas, pero hay una persona que sin ser geógrafo o explorador es quien más ha hecho para que esta comarca tan evanescente tenga una oportunidad de figurar en las guías de viajes, en los libros de arquitectura o en las agendas culturales. Alguien que hace ya décadas tuvo no solo la visión sino el coraje y el altruismo de no solo impedir que el conjunto monumental del Palacio de los Quiñones de Riolago completase su ruina y fuese a parar a una urbanización de la sierra madrileña, sino que restaurado con tanto esmero como sin subvención alguna, mereció ser declarado monumento nacional y premio Europa Nostra.

Sin embargo, este logro de Fernando Geijo Rodríguez, pues es quien inspira estas líneas, no fue el final sino el comienzo de una vida en la que compatibilizó el éxito empresarial con la dedicación a la comarca y a la provincia que le vio nacer. No sólo convirtió el palacio de Riolago en un edificio lleno de tesoros artísticos y etnológicos, sino que él mismo los mostró de centenares o miles de visitas y excursiones, atendidas todas ellas con la dedicación de alguien que cree en lo que hace, sin cobrar entrada ni obtener a cambio prebendas o contratas. Y eso lo hizo durante años. Pero es que además hizo gestiones para traer a España y a León el archivo de los Quiñones, lo que logró tras no pocos esfuerzos. También reconstruyó con mimo varias casas a la entrada de Riolago, convertidas en viviendas para él y su familia, lo que provocó que la entrada a un pueblo entre ruinas pasase a ser conjunto histórico-artístico y además impusiese el canon para las siguientes rehabilitaciones de una villa que ahora bien merece un paseo. También fue socio fundador hace ya veinticuatro años de la Asociación Montaña de Babia y Luna y valedor de Babia en todas las reivindicaciones que se han demandado, como carreteras, centro de salud, infraestructuras, algunas de ellas todavía pendientes. Y si esto fuera poco, promovió que el Palacio de los Quiñones fuera adquirido por la Junta de Castilla y León, donando a la administración regional sus partes más valiosas, la muralla y la imponente portada, así como el mobiliario (muebles que al no mantenerse en el edificio como había determinado el donante, tuvieron que ser devueltos tras demanda ganada en los tribunales).

Por todo ello, gracias a Fernando Geijo, no solo Babia, sino León y toda la Comunidad autónoma, cuentan con una Casa del Parque Natural de Babia y Luna incomparable, que presta un servicio público ambiental, cultural de primer orden en la montaña leonesa; e incluso sirve de centro comunitario al tener una cantina que se convierte en el único bar donde reunirse los vecinos de Riolago.

Acaban de nombrar a Fernando Geijo hijo predilecto del municipio de Babia de Abajo, reconocimiento merecido, sin duda, hace muchos años. Manifestación de lo que cuesta que las autoridades reconozcan los méritos a quienes no solo no les adulan sino que les exigen la mitad del tesón que ellos, meros ciudadanos, dedican a la cosa pública. Sin embargo, Fernando Geijo más que hijo predilecto es el padre, el abuelo, el tío predilecto del que todos hemos aprendido a conocer nuestra historia, a amar nuestra comarca, pero también con su ejemplo nos animado a luchar por su futuro y a pelear frente a quienes quieren condenarnos a la resignación de la falta de presupuestos porque ya no quedan habitantes en los pueblos y los que quedan tienen que ser suficientemente dóciles. Muchos, al menos, unos cuantos, coincidirán conmigo en que la Babia de hoy en día no sería la misma sin Fernando Geijo, y por ello, en nombre de los que sabemos lo mucho que te debemos, Fernando, te damos la gracias por mostrarnos lo mejor de Babia y de los babianos.

Carlos González-Antón Álvarez

Share

Jun 042018
 

Los alcaldes de las pedanías leonesas con derechos de pastos reclaman a la Junta que recupere el expediente para comprar el monte a Mieres

Mieres Del Camino, D. Montañés 04.06.2018 | 09:04

Casa Mieres, en el Puerto Pinos, en la fiesta ganadera del verano de 2016.

Nuestras reses ya están pastando en el monte y ellos (los ganaderos de Mieres) que vengan cuando quieran”. Las juntas vecinales leonesas afectadas por el conflicto ganadero del Puerto Pinos no esconden que el desencuentro con el Ayuntamiento de Mieres es, a su juicio, “insalvable”. Justo en el inicio oficial de la temporada de pastos en esta gran reserva propiedad del consistorio mierense, en Babia la tensión es grande. Los alcaldes pedáneos de los pueblos con derechos sobre los pastos han presentado en la delegación territorial de la Junta de Castilla y León una petición para que se ponga en marcha la tramitación de un expediente de expropiación de los terrenos. Piden que se tome referencia el informe elaborado en 2007 por la Diputación de León, estudio que tasó en 841.000 euros el valor de los pastos y las cabañas que alberga el puerto.

Los alcaldes pedáneos de San Emiliano, Candemuela, Pinos y Villargusán consideran necesario que se convoque la mesa de trabajo constituida en su momento para defender sus intereses en este enclave. Estos pueblos cuentan con derechos de pasto históricos. Este requerimiento se planteó a raíz de que el gobierno de Mieres procediera a la publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias de la contratación del servicio de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en este espacio. Los portavoces vecinales aseguran que su objetivo es acabar con los “abusos” que a su entender viene cometiendo el Ayuntamiento de Mieres desde hace tiempo: “No se trata de una cosa concreta, estamos hablando de problemas serios que no se pueden resumir en una o dos frases”, señala Pedro Álvarez, uno de los representantes de las juntas ganaderas.

En Babia no ven otra salida al conflicto de Pinos que la expropiación: “No es algo nuevo, llevamos mucho tiempo pidiéndolo”, apunta Pedro Álvarez. “El gran problema es que Mieres no asume que compró algo con una tara”. La Asociación Montañas de Babia sostiene que es una “anomalía histórica” que el Ayuntamiento mierense tenga propiedades fuera de Asturias. “Lo mires por donde lo mires es ilegal que un Ayuntamiento tenga competencias sobre un espacio que está fuera de su ámbito municipal”, apunta el abogado Carlos González-Antón. Las juntas vecinales no difieren mucho en su discurso.

De esta forma, los ganaderos leoneses no dudan en calificar de “invasión” la presencia en Pinos de sus homólogos asturianos, que desde el pasado 1 de junio envían mil reses a este pastizal de algo más de 900 hectáreas.

Share

Mar 262018
 

Documental del Parque de Babia y Luna, del programa El Arcón.

Nos dirigimos a otro paraíso cultural de la provincia de León: las tierras de Babia y Luna, un territorio donde los valores naturales, etnográficos y geológicos se unen con la misma fuerza de todo un símbolo de la ingeniería moderna: el puente Fernández Casado.

Segunda parte

Share

Mar 162018
 

Recuerdan que la Diputación ya tasó el valor de los pastos y edificaciones en 841.971 euros.

 

MARÍA CARNERO | LEÓN

Los alcaldes pedáneos de los pueblos leoneses afectados por el conflicto del puerto de Pinos, propiedad del Ayuntamiento de Mieres pero ubicado dentro de la provincia leonesa, se personaron ayer en la delegación territorial de la Junta de Castilla y León para dar entrada a la solicitud en la que se pide la convocatoria urgente la mesa de trabajo constituida para defender sus intereses en este enclave, donde cuentan con derechos de pasto históricos. Lo hacen tras la última licitación publicada por Mieres en el Boletín Oficial del Principado de Asturias en la que oferta la contratación del servicio de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en este espacio.

Por este motivo, los presidentes de las Juntas Vecinales de Villargusán, Pedro Barriada, de San Emiliano, Tino Rodríguez, de Candemuela, Emilio Riesco, y de Pinos, Leandro Hidalgo, reclamaron en el mismo escrito que la Junta de Castilla y León presente un recurso contra esta licitación, al entender que invade competencias que no le corresponden. Lo cierto es que, según la Ley de Bases de Régimen Local, más conocida como Ley Montoro, las administraciones autonómicas no pueden ejercer una serie de competencias, entre ellas las ganaderas, fuera de su territorio.

Para acabar con todos los «abusos» que el consistorio asturiano viene cometiendo, según denuncian los alcaldes leoneses, en el puerto de Pinos, adquiridos en 1926, los cuatro presidentes de las juntas vecinales leoneses también reclaman que se ponga en marcha de una vez el estudio y tramitación de un expediente de expropiación de los terrenos del puerto de Pinos, tomando como referencia el informe elaborado en 2007 por la Diputación de León. Este informe tasó en 841.971 euros el valor agrario de los pastos y las cabañas que alberga el puerto en su interior.

Los representantes leoneses también exigen que la Junta de Castilla y León dote de un agente medio ambiental con presencia permanente en la zona durante el periodo anual comprendido entre el 1 de junio al 30 de octubre. Ante reiterados conflictos que genera el paso de ganado procedente de Mieres a Pinos, las juntas vecinales leonesas han tenido que recurrir a la guardería privada para evitar el permanente acceso de ganado furtivo a los Montes de Utilidad Pública de sus pedanías.

Arreglar la pista

Por último exigen la adecuación de la pista existente entre el pueblo de Pinos al puerto de la Cubilla, dentro del Parque Natural de Babi y Luna, así como proteger y poner en valor el patrimonio cultural y natural existente en los terrenos comprendidos en los puertos.

Share

Mar 162018
 

Las cuatro pedanías presentan hoy un escrito para convocar con urgencia la mesa de trabajo que defiende sus intereses

La reacción de los presidentes de las juntas vecinales leonesas afectadas por el conflicto del Puerto de Pinos no se ha hecho esperar. Tras conocer el anuncio de la licitación por parte del Ayuntamiento de Mieres, publicado el pasado 7 de marzo en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, para la contratación del servicio de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en el Puerto de Pinos, ubicado en San Emiliano pero propiedad del consistorio asturiano, los presidentes de las juntas vecinales de Candemuela, Villargusán, San Emiliano y Pinos se reunirán hoy para redactar un escrito y registrarlo en la delegación territorial de la Junta de Castilla y León, en el que solicitan la inmediata convocatoria de la mesa de trabajo creada por mandato de las Cortes en junio de 2017 para precisamente defender los derechos de los ganaderos leoneses de este enclave. Precisamente, esta misma semana se convocó esta mesa de trabajo en la que, además de la Junta de Castilla y León y la Diputación, están representadas todas las pedanías afectadas por este histórico conflicto.

El objetivo del escrito, que hoy quedará registrado por los pueblos afectados, es instar a esa mesa para que la Junta de Castilla y León presente un recurso contra la licitación puesta en marcha por el Ayuntamiento de Mieres alegando invasión de competencias. Según denunció esta semana la asociación Montaña de Babia y Luna, esta licitación viene a contravenir la Ley de Bases de Régimen Local, popularmente conocida como Ley Montoro, que impide a las administraciones autonómicas ejercer una serie de competencias, entre ellas las ganaderas, fuera de su territorio.

«Nos parece un auténtico atropello contra los ganaderos de nuestras juntas vecinales y un incumplimiento flagrante de la normativa vigente en materia de competencias administrativas», denunció ayer el presidente de la Junta Vecinal de Pinos, y a la vez procurador por el PSOE en las Cortes de Castilla y León.

En este sentido, Rodríguez denuncia el «desamparo» que desde siempre han sufrido los pueblos leoneses, por parte de la Junta de Castilla y León, en el largo conflicto mantenido con Asturias por los pastos del puerto. «Nuestras juntas vecinales tienen que costearse una guardería de campo para evitar que el ganado de Asturias se pase a los terrenos comunales de las pedanías del municipio de San Emiliano, mientras el Ayuntamiento de Mieres intenta burlar un derecho de pasto histórico que poseemos las cuatro juntas vecinales en los puertos de Pinos, y que ya conocía cuando decidió comprarlo en 1926»..

De la misma opinión es el presidente de la Junta Vecinal de Villargusán. Pedro Barriada, que lamenta que «después de tantos años pelando por nuestros derechos la Junta esté en blanco y lo primero que nos diga cuando nos convocan a la mesa de trabajo es que les presentemos un escrito con nuestras reclamaciones». Para Barriada, la única solución posible al conflicto para por la expropiación de los terrenos, algo de lo que jamás se ha pronunciado la administración autonómica

 

Un conflicto que afecta a cuatro consejerías que no mueven ficha

El conflicto del puerto de Pinos, que arrastra casi un siglo de historia desde que Mieres comprara los terrenos a la Fundación Sierra Pambley en 1926, afecta a cuatro consejerías de la Junta de Castilla y León que hasta la fecha no se han posicionado ni han realizado ninguna gestión que logre evitar las tensiones entre los ganaderos de León y Asturias. Tan solo se ha logrado crear una mesa de trabajo, un año después de la iniciativa aprobada en las Cortes de Castilla y León a propuesta del PSOE de León.

En concreto, en el problema territorial, que surge a raíz de que una administración pública, en este caso el Ayuntamiento de Mieres, sea titular de un terreno en otra comunidad autónoma, debería intervenir la propia Consejería de Presidencia. Por su parte, la de Agricultura y Ganadería debería tomar parte ante las competencias ganaderas que el Ayuntamiento asturiano está ejerciendo de manera impropia en otra comunidad, a través del reglamento redactado en 1980 por el propio consistorio de Mieres, y que en la actualidad contradice la Ley de Bases de Régimen Local. Tanto el conflicto de los pastos, como la normativa que afecta a los mismos —hay que tener en cuenta de que se trata un parque natural afectado además por varias figuras de protección—, como la carretera que da acceso al puerto desde León, con un expediente en marcha de 2012 para su reparación, son competencia de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Por último, tanto la Casa de Mieres, como la capilla—hoy convertida en cuadra—, competen a la Consejería de Cultura y Turismo.

Ninguna de las consejerías se han manifestado hasta el momento sobre su responsabilidad en el conflicto de Pinos.

Share

Mar 142018
 

DESPUÉS DE 11 AÑOS LA SITUACIÓN NO ES MEJOR, ES MUCHO PEOR. Y DA LO MISMO QUIÉN ESTÉ EN EL AYUNTAMIENTO DE SAN EMILIANO, EN LA DELEGACIÓN TERRITORIAL, EN LAS JEFATURAS DE SERVICIO O EN LAS CONSEJERÍAS, O EN LA DIPUTACIÓN DE LEÓN.

Se recupera una entrada del blog de hace unos años.

 

Eduardo Fernández y Javier García Prieto en el Puerto de Pinos

Los políticos subieron a hacerse la foto, pero no han actuado

Repasar la Hemeroteca puede ser útil, sobre todo en tiempo de elecciones, y el conflicto del Puerto de Pinos da para mucho. Hagamos un poco de ejercicio de memoria.

Podemos empezar hace cinco años,

Resulta interesante el A Fondo del Diario de León del Día de San Froilán de 2006:

Al día siguiente, se puede leer el compromiso de la Junta con los pueblos:

Más tarde se fue conociendo el respeto por el patrimonio histórico de León que tiene Mieres:

La reacción de Mieres siempre ha sido de perfil bajo, que pase el chaparrón y que se aburran los de León, que son unos pocos y se cansarán.

Las reacciones y opiniones de los afectados también han tenido eco en el periódico:

Muchos meses después:

La Junta sigue prometiendo:

Saltándonos muchos más titulares, nos acercamos a Agosto de 2011, en el que Mieres, conocedor de su situación claramente ilegal, busca negociar para seguir manteniendo lo insostenible:

De todo lo prometido, sólo dos actuaciones merecen destacarse, la valoración del Puerto de Pinos que hizo la Diputación de León, por encargo del entonces Presidente Javier García Prieto, y la inclusión de la carretera de San Emiliano hasta el límite con  Asturias por el Puerto de Pinos en el Plan Regional de Carreteras, que aprobó el también leonés Antonio Silván. Son los dos únicos avances durante cinco años de promesas.

Al final de todo, las conclusiones las puede sacar el lector, yo sólo planteo las pregunta siguientes: ¿están defendiendo los políticos de León los intereses de los ciudadanos de León? ¿Qué han hecho en todos estos años?

Al menos desde Babia podemos agradecer a la prensa la cobertura del conflicto. No se han incluido las noticias de La Crónica de León, porque Lidia de la Villa ha redactado 138 noticias sobre el Puerto de Pinos en estos años.

Share

Mar 142018
 

El Ayuntamiento asturiano desoye la Ley Montoro que impide ejercer competencias ganaderas fuera de su comunidad.

MARÍA CARNERO | LEÓN

Puerto de Pinos. Foto Ramiro (Diario de León)

El Boletín Oficial del Principado de Asturias publicó el pasado 7 de marzo la licitación pública para la contratación del servicio de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en el Puerto de Pinos, dentro del término municipal de San Emiliano, en la provincia leonesa.

Este anuncio no sólo viene a enquistar aún más el largo conflicto que mantienen desde hace más de un siglo los ganaderos de Babia y de Asturias por el control de estos pastos, asentados en la provincia leonesa pero propiedad del Ayuntamiento de Mieres, si no que viene a contravenir la Ley de Bases de Régimen Local, popularmente conocida como Ley Montoro, según denuncia la asociación Montaña de Babia y Luna.

Esta normativa, dictada en 1985 pero modificada en 2013, establece en su artículo 12 que «el término municipal es el territorio en que el ayuntamiento ejerce sus competencias» —todas ellas enumeradas en el artículo 25— y considera como impropias las ganaderas, lo que significa que «un ayuntamiento asturiano no puede ejercer competencias ganaderas en Castilla y León», asegura el servicio jurídico de la asociación que defiende los intereses de Babia.

No es la primera vez que el Ayuntamiento de Mieres saca a licitación este servicio, con el que garantiza el control de todo lo que se hace en sus tierras, a pesar de que se encuentran en territorio leonés. Sí es la primera vez que la oferta se publica en el Boletín Oficial del Principado de Asturias —hasta ahora tan sólo se ofertada en el tablón de anuncios del Ayuntamiento de Mieres—, al tratarse de una licitación pública.

El anuncio ofrece el puesto de vigilancia, guardería, control y manejo de ganado en el Puerto de Pinos, y establece que el lugar de ejecución es el término municipal de San Emiliano, en la provincia de León. El plazo de ejecución es de dos años, con posibilidad de prórroga, y el presupuesto base de licitación es de 33.729 euros.

Entre los requisitos se exige estar en posesión de la tarjeta de identidad profesional de Guarda Rural, con la modalidad de caza.

Según Montaña de Babia y Luna, «el Ayuntamiento quiere contratar por vía administrativa a un guarda rural para la gestión de todas las funciones recogidas en el reglamento de uso y disfrute del puerto de Pinos, un documento redactado en 1980 por Mieres y que en 2006 se consideró que pisaba las competencias de Castilla y León».

Y es que entre las funciones encomendadas a este guarda se establece un control diario del perímetro del puerto, el estado del cierre y el control periódico de otros puertos que el Ayuntamiento de Mieres pueda arrendar colindantes al Puerto de Pinos.

También se le encarga, entre otros asuntos, del control del ganado que tiene licencia de pastos del Ayuntamiento de Mieres y el control del ganado «foráneo o clandestino». Esto se redacta para poner coto al ganado de León, ya que aunque las pedanías de Candemuela, Villargusán, San Emiliano y Pinos tienen derechos adquiridos para pastar en los puertos de Río Tuerto, La Cantarilla, Cueva de los Puercos, La Cubilla, Los Navares y Vega de Gorgaveros, los asturianos creen que no hay ningún control de acceso y que son ganaderos de muchos otros pueblos los que están aprovechando los pastos «con total impunidad», de ahí los constantes desencuentros.

Entre las funciones se especifica también el control de las placas fotovoltaicas que suministran de energía las instalaciones, de la fosa séptica, de la estación depuradora, de la mangada y de la corrala exterior de la casa de Mieres, inmueble que está siendo en la actualidad causa de litigio en los tribunales entre León y Asturias.

«Como se puede observar Mieres sigue colonizando Babia con el consentimiento de la Junta de Castilla y León», denuncia la asociación.

Precisamente, este martes se constituyó en la delegación territorial la primera mesa de trabajo para defender los intereses del Puerto de Pinos, una iniciativa que fue aprobada el año pasado en las Cortes de Castilla y León a propuesta del PSOE de León.

Más de un siglo de conflicto cuya solución pasa por la expropiación

Desde hace casi un siglo los puertos leoneses de alta montaña de Río Tuerto, La Cantarilla, Cueva de los Puercos, La Cubilla, Los Navares y Vega de Gorgaveros, comúnmente denominados en su conjunto como Puertos de Pinos, mantienen en casi permanente conflicto a los ganaderos de las juntas vecinales leonesas de Villargusán, Candemuela, Pinos y San Emiliano, con los de la vertiente asturiana del municipio de Mieres.

El Ayuntamiento de Mieres adquirió los terrenos en 1926, comprados en subasta a la Fundación Sierra Pambley, aunque el principal valedor de la fundación, Francisco Fernández Blanco de Sierra y Pambley, dejó escrito en su testamento una cláusula que reconoce el derecho de pasto a las cuatro pedanías anteriormente mencionadas. El coste de dicha compra ascendió a 415.600 pesetas.

A pesar de ello, han sido muchos los conflictos vividos a lo largo de los noventa años trascurridos. Tan solo cuatro años después de la venta, en 1929, comienza la batalla por redimir a los ganaderos de las cuatro juntas vecinales leonesas de los derechos históricos de pasto y aprovechamiento que poseen, formalizándose a través de la demanda judicial que el Ayuntamiento de Mieres presentó en 1950, demanda que no fructificó, tumbando el Juzgado de Murias de Paredes el propósito del consistorio Asturiano en el verano de 1956.

 A partir de ahí, han sido muchos los intentos de Mieres de acotar los periodos de pasto de las reses leonesas siempre a través de reglamentos nulos de pleno derecho.

La única solución definitiva pasa por recuperar el territorio leonés, compensando económicamente el valor patrimonial de la titularidad estos montes públicos. En este sentido, la Diputación de León hizo en mayo de 2007 una detallada estimación del valor del Puerto de Pinos, dando como resultado un valor agrario de 315.397 euros y una valoración de las edificaciones de 526.574,91 euros. Debe tenerse en cuenta el alto valor ambiental y ganadero de esta zona ubicada en el Parque Natural de Babia y Luna.

Uso exclusivo para ganado del concejo

Con esta licitación, El Ayuntamiento de Mieres impone el reglamente dictado en 1980 para el gobierno, uso y disfrute en el puerto de Pinos, y que establece una serie de competencias extraterritoriales, cuya aplicación supone toda una ilegalidad en el territorio castellano y leonés, según establece la propia Ley de Bases de Régimen Local. En su punto número tres, establece que «toda la extensión del puerto de Pinos está para ser usada, sólo y exclusivamente, cono zona productora de pastos para la cabaña ganadera del Concejo de Mieres. Cualquier otro uso que se pretenda dar al total de esta superficie o a una parte que le reste eficacia a su rendimiento debe ser consultada con los sindicatos ganaderos y posteriormente sometida a la consideración del Pleno del Ayuntamiento de Mieres».

Ley de Bases de Régimen Local

Artículo 12.

1. El término municipal es el territorio en que el ayuntamiento ejerce sus competencias.
2. Cada municipio pertenecerá a una sola provincia.
[…]

Artículo 25.

1. El Municipio, para la gestión de sus intereses y en el ámbito de sus competencias, puede promover actividades y prestar los servicios públicos que contribuyan a satisfacer las necesidades y aspiraciones de la comunidad vecinal en los términos previstos en este artículo.
2. El Municipio ejercerá en todo caso como competencias propias, en los términos de la legislación del Estado y de las Comunidades Autónomas, en las siguientes materias:

a) Urbanismo: planeamiento, gestión, ejecución y disciplina urbanística. Protección y gestión del Patrimonio histórico. Promoción y gestión de la vivienda de protección pública con criterios de sostenibilidad financiera. Conservación y rehabilitación de la edificación.

b) Medio ambiente urbano: en particular, parques y jardines públicos, gestión de los residuos sólidos urbanos y protección contra la contaminación acústica, lumínica y atmosférica en las zonas urbanas.

c) Abastecimiento de agua potable a domicilio y evacuación y tratamiento de aguas residuales.
d) Infraestructura viaria y otros equipamientos de su titularidad.
e) Evaluación e información de situaciones de necesidad social y la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social.
f) Policía local, protección civil, prevención y extinción de incendios.
g) Tráfico, estacionamiento de vehículos y movilidad. Transporte colectivo urbano.
h) Información y promoción de la actividad turística de interés y ámbito local.
i) Ferias, abastos, mercados, lonjas y comercio ambulante.
j) Protección de la salubridad pública.
k) Cementerios y actividades funerarias.
l) Promoción del deporte e instalaciones deportivas y de ocupación del tiempo libre.
m) Promoción de la cultura y equipamientos culturales.
n) Participar en la vigilancia del cumplimiento de la escolaridad obligatoria y cooperar con las Administraciones educativas correspondientes en la obtención de los solares necesarios para la construcción de nuevos centros docentes. La conservación, mantenimiento y vigilancia de los edificios de titularidad local destinados a centros públicos de educación infantil, de educación primaria o de educación especial.
ñ) Promoción en su término municipal de la participación de los ciudadanos en el uso eficiente y sostenible de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

3. Las competencias municipales en las materias enunciadas en este artículo se determinarán por Ley debiendo evaluar la conveniencia de la implantación de servicios locales conforme a los principios de descentralización, eficiencia, estabilidad y sostenibilidad financiera.

4. La Ley a que se refiere el apartado anterior deberá ir acompañada de una memoria económica que refleje el impacto sobre los recursos financieros de las Administraciones Públicas afectadas y el cumplimiento de los principios de estabilidad, sostenibilidad financiera y eficiencia del servicio o la actividad. La Ley debe prever la dotación de los recursos necesarios para asegurar la suficiencia financiera de las Entidades Locales sin que ello pueda conllevar, en ningún caso, un mayor gasto de las Administraciones Públicas.
Los proyectos de leyes estatales se acompañarán de un informe del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en el que se acrediten los criterios antes señalados.
5. La Ley determinará la competencia municipal propia de que se trate, garantizando que no se produce una atribución simultánea de la misma competencia a otra Administración Pública.

Share