La Geología de Babia

 

Desde el punto de vista geológico la comarca de Babia se encuentra localizada en el Macizo Ibérico. Este macizo está constituido por rocas precámbricas y paleozoicas que han sido intensamente plegadas y fracturadas durante el periodo carbonífero, dando lugar a la formación de la Cordillera Herciniana.

Litológicamente pueden distinguirse, dentro de la heterogeneidad que caracteriza este territorio, dos grandes dominios: uno al norte, constituido por calizas, areniscas y pizarras paleozoicas, estructurado en mantos y pliegues de dirección E-O, y otro al sur constituido por materiales pizarrosos precámbricos.

El primer dominio pertenece a la conocida como Zona Cantábrica, mientras que el segundo recibe la denominación de Zona Asturoccidental-leonesa, que incluye la gran estructura denominada Antiforme del Narcea.

Los materiales representados son, pues, precámbricos y paleozoicos, sobre los que se dispuso un recubrimiento Cuaternario de origen glaciar, fluvioglaciar y nival.

Los rasgos geomorfológicos actuales son fruto de una actividad que se remonta a la Orogenia Alpina, que provocó la formación de la Cordillera Cantábrica. Sobre la penillanura preexistente se produjeron diversas fracturas, algunas nuevas y otras sobre las ya generadas durante la Orogenia Hercínica; una de las más importantes propició el levantamiento del macizo Astúrico. A partir de aquí, la nueva red fluvial y diversos ciclos de levantamiento propiciaron un relieve sumamente complejo, en el que la erosión diferencial dejó al descubierto la antigua estructura hercínica.

Estratigráficamente, la zona se organiza del siguiente modo:

PRECÁMBRICO

Al sur de la comarca, asociados al Antiforme del Narcea, aparecen los materiales más antiguos. Litológicamente son lutitas y limolitas con laminación de areniscas.

PALEOZOICO

El Paleozoico se encuentra representado por los periodos Cámbrico, Ordovícico, Silúrico, Devónico y Carbonífero, estando compuesto por los siguientes grupos litológicos:

Serie Cámbrico-ordovícico: Hay presencia de la formación Herrería –areniscas-, formación Láncara –dolomías y calizas, con intercalaciones de lutitas-, formación Oville –pizarras alternando con areniscas y lutitas- y de la formación Barrios –cuarzo y arenitas con intercalaciones de lutitas-.

Silúrico: Aparecen dos formaciones silúricas, la de pizarras del Formigoso y la de areniscas de San Pedro. En ambas abundan las pizarras y las areniscas.

Devónico: Las formaciones presentes son la del grupo La Vid, con materiales calcáreos y terrígenos; la formación Santa Lucía, con calizas y algunos tramos dolomíticos; la formación Huergas, con pizarras e intercalaciones de areniscas en capas centimétricas; la formación Portilla, en la que predominan las calizas, y finalmente las areniscas del Devónico Superior.

Carbonífero: Del Carbonífero se advierte la presencia de seis formaciones, que son la formación Bateas, de calizas detríticas; la formación Alba –calizas rojas tableadas-; la formación Barcaliente, de calizas grises oscuras; la formación Valdeteja, de calizas grises claras; la formación San Emiliano, en la que se intercalan calizas y capas de carbón, y distintos materiales –areniscas con pizarra y carbón- pertenecientes al Estefaniense.

CUATERNARIO

Los depósitos cuaternarios, ampliamente desarrollados en la comarca, son de cuatro tipos:

–   Depósitos aluviales, localizados en las llanuras de inundación –principales cauces fluviales-, constituidos por ruditas, arenas y limos.

–   Depósitos glaciares, constituidos por las típicas morrenas de valle formadas por cantos de naturaleza mixta.

–   Depósitos de ladera, muy abundantes dada la orografía.

–   Depósitos de relleno de formas kársticas, originados por la acción del agua sobre las formaciones calcáreas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.