Dic 242016
 

VALLE DE SAN EMILIANO

Se trata de la primera inversión de envergadura desde la declaración del parque natural.

MARÍA CARNERO | LEÓN

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León está redactando el proyecto de depuración de los cuatro municipios leoneses que forman parte del Parque Natural de Babia y Luna. Según la respuesta a la pregunta efectuada en las Cortes de Castilla y León por el procurador socialista, Celestino Rodríguez, la inversión prevista para la construcción, mejora o adecuación de las infraestructuras de depuración en esta zona asciende a 2,7 millones de euros. En el municipio de San Emiliano la inversión prevista es de 1,17 millones de euros, en Cabrillanes de 966.800, en Sena de Luna 575.500 y en Los Barrios de Luna 35.400 euros. La Junta sacará a licitación estos trabajos, después de que superen las correspondientes tramitaciones medio ambientales.

Esta actuación es la primera inversión de envergadura que realiza la Junta de Castilla y León en Babia y Luna desde que las Cortes lo declararan parque natural en 2015.

Estos trabajos tienen como objetivo la mejorar y modernizar las infraestructuras de depuración de las aguas residuales que inciden de manera directa sobre la conservación del medio ambiente en las comarcas afectadas, en este caso sobre los ríos de la zona. Esta nueva actuación generaría un beneficio sobre los más de 2.000 habitantes censados en el casi medio centenar de pueblos que componen las comarcas de Babia y Luna.

La Junta de Castilla y León, en sintonía con la normativa europea, considera una prioridad garantizar la calidad de las aguas y de los sistemas de depuración, especialmente, en el mundo rural. Por ese motivo, el Gobierno Autonómico colabora en el mantenimiento y la explotación de las depuradoras de los pequeños municipios, aunque estas competencias, según la normativa vigente, recaen en las administraciones locales.

A través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se invierte en la depuración de los espacios naturales para garantizar la calidad de las aguas en los ríos y arroyos situados en estos parajes protegidos, y también en desarrollar sistemas que garanticen la depuración integral de cada espacio protegido. Todo ello en cumplimiento de los objetivos de calidad de los vertidos de aguas residuales establecidos en la normativa europea.

De todos modos, parte del medio rural leonés es la asignatura pendiente en materia de depuración de aguas, según explicó esta semana el comisario de aguas de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Julio Pajares Alonso, en la jornada ‘Escuela de Ríos’, dirigida a los ayuntamientos leoneses con el fin de divulgar la normativa referida al dominio hidráulico y calidad de las aguas.

Pajares Alonso explicó que el 80% de la carga contaminante de la provincia ya se somete a depuración, mientras que el 20% restante se vierte sin tratamiento

Share