May 232016
 

Share

May 232016
 

IMAGEN DEL ENTORNO DE CASA MIERES, EN EL PUERTO DE PINOSMARÍA CARNERO | LEÓN

La presión que el Ayuntamiento de Mieres está ejerciendo sobre los ganaderos leoneses que utilizan los pastos comunales del puerto de Pinos ha tenido una rápida respuesta por parte del PSOE de León. Tino Rodríguez, procurador socialista en las Cortes de Castilla y León, y además presidente de la Junta Vecinal de San Emiliano, anunció este misma semana su intención de presentar el próximo mes de junio una Proposición No de Ley para que la Junta de Castilla y León interceda por los ganaderos leoneses e inicie un proceso para expropiar los terrenos del disputado puerto.

Los ganaderos leoneses de las pedanías Candemuela, Villargusán, San Emiliano y Pinos tienen derechos adquiridos para pastar en los puertos de Río Tuerto, La Cantarilla, Cueva de los Puercos, La Cubilla, Los Navares y Vega de Gorgaveros, pero los asturianos creen que no hay ningún control de acceso y que son ganaderos de muchos otros pueblos los que están aprovechando los pastos «con total impunidad».

Por eso, a falta de días para que los ganaderos de Mieres empiecen a subir sus reses para pastar en Pinos el 1 de junio, las juntas vecinales leonesas han recibido una misiva del Ayuntamiento de Mieres solicitando la «relación de titulares de explotación ganaderos con licencia de pastos de su pedanía para la Vega de Gorgaveros, donde coste la identificación individual correspondiente tanto de los animales de la especie bovina como de la equina».

Como respuesta, los responsables de las pedanías leoneses enviaron una carta al alcalde de Mieres en la que le comunican que «tanto las explotaciones como el ganado caballar, vacuno y cabrío de las mismas cuentan con los permisos y licencias pertinentes de conformidad con la normativa de la Comunidad Autónoma de Castilla y León».

Conflicto histórico

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Mieres adquirió los terrenos en 1923, comprados en subasta a la Fundación Sierra Pambley, aunque el principal valedor de la fundación, Francisco Fernández Blanco de Sierra y Pambley, dejó escrito en su testamento una cláusula que reconoce el derecho de pasto a las cuatro pedanías anteriormente mencionadas.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 3 de León ha dictado un auto, recurrido al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por los asturianos, que ordena el cierre cautelar de la Casa Mieres, el centro que explota el Ayuntamiento asturiano en territorio leonés. La impulsora del proceso, la Asociación Montaña de Babia y Luna, sigue convencida de la necesidad de expropiar los montes «pues el Ayuntamiento de Mieres no tiene competencias para promover su ganadería dentro de Castilla y León, ni en los montes de su propiedad ni en los que arrienda, como Los Hidalgos». El colectivo considera que «las actuaciones de Mieres en Castilla y León actualmente son claramente contrarias a nuestro régimen local, lo que quedará acreditado en los tribunales». Por ello, insta a la Junta de Castilla y León a que «cumpla la normativa y no se deje engatusar por acuerdos políticos ilegales» que, a su juicio, es lo que está haciendo el Ayuntamiento de Mieres con el de San Emiliano». «La defensa de los intereses de Castilla y León, de sus ganaderos, pasa por expulsar a una administración asturiana de nuestro territorio».

Share

May 122016
 

Representantes ecologistas en el Patronato del Parque Natural de Babia y Luna

La Casa del Parque Natural de Babia y Luna acogió ayer la reunión para elegir a los representantes de las entidades conservacionistas, asociaciones y fundaciones.

Hubo una candidatura única conjunta presentada por la Fundación Oso Pardo y las Asociaciones Montaña de Babia y Luna, Filón Verde, WWF-España, Luna Verde, Gedemol y Lacerta. Dicha candidatura tenía como titular a Carlos González-Antón Álvarez y como suplente a José Francisco Fernández Gatón. Ambos representantes manifestaron la necesidad de que los conservacionistas actuasen unidos y llevaran unos planteamientos consensuados entre todos para que el parque natural y los principios en los que se apoyan sirvan de motor de desarrollo en la zona. También se repasaron en la reunión los planes e iniciativas de la consejería con el director-conservador del Parque Ángel-Gaspar García Miranda, que compartió con las entidades representadas la necesidad de coordinar los esfuerzos de la Administración autonómica con la sociedad civil, para sacar partido a todas las iniciativas.

Los conservacionistas manifestaron el apoyo al parque y pidieron a los representantes de la Administración que apuesten por el mismo y que fueran incorporando partidas presupuestarias relevantes en próximos ejercicios.

Share

May 092016
 

1067460_1

Tras su informe el Estado decidirá sobre las 674 hectáreas litigadas por Cabrillanes y Somiedo

MARÍA CARNERO | LEÓN

Un grupo de ingenieros del Instituto Geográfico Nacional se desplazó el pasado mes de abril desde Madrid a Cabrillanes, en la comarca de Babia, para celebrar el acto de deslinde con el que se marcará el nuevo límite territorial entre León y Asturias, en base al acta de la Real Ejecutoria de 1788, firmada por Carlos III. Se trata del primer paso para zanjar definitivamente el histórico litigio mantenido durante los últimos 16 años entre Cabrillanes y la localidad asturiana de Somiedo por algo más de 802 hectáreas atribuidas erróneamente a Asturias por un mapa elaborado en 1946 por el Servicio Geográfico del Ejercito, tal y como falló la sentencia de 2013 dictada por el Tribunal Supremo. Sólo 128,135 hectáreas del suelo en disputa están ya bajo jurisdicción leonesa, después de que la Audiencia Nacional resolviera en el 2005 a favor de los intereses de Cabrillanes. Según el Supremo, las 674,564 hectáreas restantes, que van desde el mojón 1 al 4, serían también territorio leonés, a pesar de que actualmente pertenecen a la localidad de Santa María del Puerto. De esta forma, se reconoce también la sentencia emitida en 2012 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que se declaraba que el Ministerio de Administraciones Públicas debe proceder al deslinde teniendo en cuenta un acta de 1786, tal como Cabrillanes pedía.

A pesar de que la justicia ha dado reiteradamente la razón a la localidad de Cabrillanes, es el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas quien marcará finalmente la línea territorial, en base al informe que deberá elaborar la Dirección General de Coordinación de Competencias con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales, tras el trabajo de campo iniciado ya por el Instituto Geográfico Nacional.

Primer acto frustrado

En este primer acto de deslinde fueron citadas las dos comisiones creadas al efecto: la asturiana, formada por miembros del Ayuntamiento de Somiedo y técnicos del Principado, y la leonesa, compuesta por parte de la corporación de Cabrillanes y por técnicos de la Diputación de León, quienes deberán presentar su propia propuesta de deslinde. El acto finalmente no pudo celebrarse ya que Somiedo reclamó la presencia del Ayuntamiento de Villablino, ya que uno de los mojones está en su territorio. Una vez recogida esta salvedad, el procedimiento sigue adelante, según han confirmado fuentes del mismo Instituto Geográfico Nacional que ha vuelto a convocar a todas las partes implicadas.

Según el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández (PSOE), su propuesta insiste en que los terrenos se queden dentro del límite de Asturias, ya que «es lo que está actualmente en vigor» y esperan que el ministerio «así lo entienda». Por eso desde el consistorio asturiano aseguran que su intención es agotar el proceso administrativo hasta que el Estado se pronuncie, y si finalmente el conflicto no se resuelve a su favor acudirán nuevamente a los tribunales.

Por su parte, la alcaldesa de Cabrillanes, Lina Freire, espera que el Ministerio reconozca todas las sentencias a favor logradas por su municipio, ya que «son ya demasiados años de litigio y ya toca zanjar este tema».

De todos modos Freire lamenta que mientras que Somiedo siempre ha contado con el apoyo del Principado, ya que se trata de un conflicto de lindes entre dos comunidades autónomas, «Cabrillanes siempre ha tenido que luchar por su cuenta, corriendo con el costoso proceso judicial y sin ningún tipo de apoyo ni de interés por parte de la Junta de Castilla y León», denuncia la alcaldesa.

Share

Abr 272016
 

ICAL326271_xoptimizadax--320x320 ICAL326275_xoptimizadax--320x320 ICAL326272_xoptimizadax--660x400 ICAL326273_xoptimizadax--575x323El 8 de diciembre fue la fecha elegida para iniciar una nueva etapa en la vida de Áurea, una de las mujeres más longevas de la provincia leonesa y de toda la Comunidad, que hoy cumple 107 años. El día de la Inmaculada se trasladó a Trobajo del Camino, junto a la capital, para dejar el pueblo de La Majúa, en el que pasó casi un siglo y del que solamente salió para hacer «dos o tres viajes a León».

El cambio de residencia no le ha afectado en modo alguno, asegura su hijo Ulpiano, con el que vivía y sigue viviendo. «Ella estando conmigo está feliz y contenta», señala, acompañado ya de algunos familiares -Rosa y Orencio- y mientras espera la llegada de otros -hijos y nietos de Áurea-, que completarán una amplia mesa y compartirán una jornada de celebración en torno a una anciana a la que el tiempo no le ha robado su sonrisa y expresividad en la mirada. Son parte de los numerosos nietos, biznietos y tataranietos que integran el legado familiar de la conocida como ‘abuela de Babia’.

La salud sigue siendo su aliada y, salvo alguna visita rutinaria para tomarle la tensión y una pastilla que toma para controlarla, se puede decir que Áurea vive bastante alejada de médicos y hospitales. «Dolor no tiene, come y duerme bien», resume su hijo, siempre pendiente de ella en una rutina que comienza sobre las nueve y media de la mañana, cuando la levanta y termina a las nueve y pico de la noche, cuando la lleva a dormir. También pasa bastantes ratos del día dormitando y ve algo la tele.

Nacida el lunes 26 de abril de 1909 en la localidad de Candemuela, en el municipio de San Emiliano, comarca de Babia, vivió allí hasta los ocho años y desde entonces en La Majúa, donde se casó y tuvo ocho hijos de los que viven cuatro. Allí también ejerció de partera durante mucho tiempo y ayudó a traer al mundo a varias generaciones de vecinos.

Share

Feb 232016
 

Elías Delgado

Acaba de ingresar en la Academia de Medicina por su lucha contra la diabetes tipo 2, causada por la obesidad. Precursor del primer gran estudio de la enfermedad en España, prepara la segunda parte

CARMEN TAPIA | LEÓN

Veinte años de investigación de la diabetes mellitus le han valido a Elías Delgado Álvarez (Riolago de Babia, 1964) el ingreso en la Academia de Medicina del Principado como miembro correspondiente. Este leonés que desarrolla su trabajo en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y es profesor titular de la Facultad de Medicina de Oviedo, mantiene una cruzada contra la enfermedad del siglo XXI. Ha liderado el primer gran estudio sobre la enfermedad en España, un trabajo multidisciplinar. El equipo colaborador de treinta especialistas chequeó la salud de 5.000 personas durante cuatro años. Los resultados demostraron que el 14% de la población en España padecen la enfermedad y sólo el 7% lo saben. «Estos datos evidencias que más 5,3 millones de personas padecen la enfermedad en España y de ellas 2 millones están sin diagnosticar». El resultado evidenció el desconocimiento que hay sobre una dolencia que está muy relacionada con los hábitos y el estilo de vida. En el estudio multicéntrico se observó también que el 28% de la población son obesos.

Ahora quiere ir más allá y, en colaboración con otros hospitales, emprende la segunda parte del proyecto. para el que tiene en mente contar con los especialistas de Endocrinología y Nutrición del Hospital de León.

«Lo más importante es la medicina traslacional, la que se lleva a la investigación básica después de la clínica». Actualmente está preparando la documentación para publicar los resultados de una investigación que relaciona la incidencia de una citoquina, la irisina, en el control de la diabetes. «La irisina es una citoquina que libera el músculo que convierte el tejido adiposo blanco en marrón, que es el que se pierde con el paso del tiempo. Las personas que viven en el medio rural tienen más irisina que los que viven en las ciudades».

Su equipo trabaja en el estudio de la epigenética —marcadores que mostrarán el riesgo de padecer la enfermedad— y ha desarrollado proyectos con el especialista de la Universidad de Illinois Yong Zhao, descubridor de las propiedades inmunomoduladoras de las células madre del cordón umbilical

Los estudios ya han dado resultados sorprendentes. Ha descubierto la relación que tiene un gen hipermetilado en la aparición de la diabetes, un estudio financiado por el Instituto Carlos III que publicará en próximas fechas y que abrirá nuevos avances para curar la enfermedad. «Esto nos permitirá aplicar una medicina personalizada. Nuestra obligación es mantener la curiosidad para abuscar nuevas aproximaciones en la prevención y para eso se necesitan equipos multidisciplinares que nos ayuden a buscar soluciones a problemas difíciles». En su discurso de investidura en la Academia de Medicina, reivindicó cambios en el estilo de vida para prevenir su aparición y sus complicaciones. Diabetes mellitus. La epidemia del siglo XXI. De la epidemiología a la epigenética, fue el título de su discurso.

Share

Ene 212016
 

imagen-josefina-webClaro que mereció la pena (artículo de La Nueva Crónica de León)

Josefina García, que este martes falleció camino de los 104 años, es en sí misma una lección de historia. Babiana, hija de maestro represaliado, a un hermano lo fusilaron en la guerra, tuvo que huir de su casa y su tierra, exiliada en Francia y México… Y, sin embargo, siempre decía: “Valió la pena”

No me defiendo de quienes me acusan de tener “debilidad por los centenarios”. Porque la debilidad no es por la edad, es por la vida, por el ejemplo, por unas biografías irrepetibles y ejemplares, tal vez fruto de un siglo de vivencias en una etapa histórica muy dura y ante la que mucha gente jamás volvíó la cara.

Y un ejemplo único, una mujer que bien se podía apellidar Dignidad, cerró este martes sus ojos para siempre, con 103 años, a las puertas de 104. Llegó el momento que más temía Josefina García, no la muerte, que ya la esperaba, sino no volver a ver el cielo azul de su Babia natal, el cielo de Truébano que no encontraba en el exilio de México. No en vano, cuando en 1986 regresó a su tierra ofreció dos razones:”Mi madre siempre me decía que a los hijos que están fuera se les quiere mucho más” y “necesitaba ver los cielos limpios de mi infancia”.

“Qué curioso que cuando murió Machado en el exilio llevaba en el bolso su último poema:‘Estos cielos azules y este sol de mi infancia”.

Sin embargo, la vida de Josefina García no había sido un camino de rosas y versos. Nacida en Truébano, en 1903, y tras una infancia que ella siempre recordaba feliz a la sombra de su padre, maestro, llegaron aquellos fatales años de la guerra civil, trágicos para ella y su familia. Los falangistas fusilaron al único varón de 8 hermanos, Justiniano, y su padre tuvo que huir en la noche de la casa y el pueblo para no ser fusilado, camino de Asturias, donde vivió en un pajar de Teverga. Encarcelaron  a su madre y a otra hermana por no delatar al huido y cada día Josefina andaba varios kilómetros para llevarles la comida a la cárcel. Seis meses después, Josefina, que ya había estudiado Comercio en León, fue a encontrarse con él en tierras asturianas. “Todo era huir, yo también me hice maestra, como él, y de Asturias marchamos a Cataluña, donde dábamos clase de castellano a quienes sólo hablaban catalán. Después a Francia, sin nada, sin saber el idioma…”.

Siempre definía su estancia en Francia con una anécdota:”Teníamos tan poco que cuando lavábamos la ropa teníamos que estar un día en la cama para que secara. Y no pude conocer París y su torre Eiffel”.

Por suerte se cruzó en sus vidas un nombre, el de otro leonés, Félix Gordón Ordás, entonces embajador de la República en México (llegó a ser presidente de la República en el exilio). Y zarparon para quel país, en un recordado viaje en el que su padre escribió  un precioso y documentado diario y en el que se manifiesta la visión optimista de la vida de esta mujer:”En aquel viaje pude, al fin, conocer el mar”.

México fue otra historia. Primero fue maestra y al fallecer su padre trabajó en un laboratorio. Conoció a gente como los leoneses Gordón Ordás o el babiano Guzmán Álvarez, con una peripecia vital muy parecida a la de su familia. También a Plácido Domingo, “con el que canté rancheras”.

Pero siempre con una nostalgia, los cielos azules de Babia, la memoria de su tierra y de sus gentes. La añoranza de lo que había dejado aquí.  Y regresó. Fue la dignidad y la independencia paseando por el Barrio del Ejido; y con una valoración cuando volvía la vista atrás y repasaba su biografía:”Mereció la pena”.

Claro que mereció la pena, el ejemplo y saber que podemos mirarnos en un espejo como sus ojos claros.

Share