Jun 032011
 

Lamentablemente, sigue sin solucionarse el problema de la titularidad de los montes de Pinos, que siguen en manos de una Administración asturiana, que sigue ejerciendo competencias de forma ilegal en el territorio de nuestra provincia y Comunidad Autónoma. Los poderes públicos leoneses y autonómicos siguen sin querer entesarse y escurren el bulto, no sólo jurídicamente sino también políticamente. No es de recibo que se permita a una Administración sin competencias en nuestro territorio que preste servicios públicos y fomente la ganadería asturiana en detrimento de la leonesa.

No basta apelar a que compraron el monte en los años 20, nadie niega dicha compra, lo que defienden las Juntas Vecinales babianas es que se cumplan las Leyes, la de Montes de Castilla y León, la de Bases de Régimen Local, las ambientales, en fin, todas las que se incumplen sistemáticamente.

Si los argumentos jurídicos son claros, los políticos lo son aún más. ¿Hasta cuándo los ganaderos babianos tienen que sufrir el colonialismo de un gran municipio que con fondos comunitarios está desplazando a la ganadería leonesa, subvencionando a los ganaderos asturianos?

¿Qué opinarían los comerciantes de León ciudad, o de Valladolid, si el Principado alquilase los locales en los que se instala Alimerka? Me imagino que alguien diría que era ilegal, que atentaba contra la libre competencia, que era dumping, que era inasumible. Pues bien, estamos tolerando que una Administración asturiana, fuera de su territorio, destroce la economía babiana, alterando no solo el medio ambiente, sino las reglas del mercado. Y aquí nadie parece enterarse. ¿No hay nadie en la Junta de Castilla y León que se digne a estudiar el fondo del conflicto?

Share

Deja un comentario