Ene 012012
 

Empezamos el año con una columna que si bien leída, no se había traído a este blog. Luis Urdiales, buen conocedor del conflicto desde hace años, opina sobre el mismo en su columna.
Estar en Babia ( Diario de León – 28/12/2011 )
Luis Urdiales 28/12/2011

Babia es un estado de gracia que se balancea a lomos de dos río, que limita con el cielo en los confines del último paraíso. Babia es el monte perdido, la herencia natural, el lugar al que volver. Estar en Babia es formidable, un deseo, más allá de la interpretación maliciosa que le hayan querido dar a la expresión aquellos que no dejaron a sus ojos levitar en ese entorno. La primera vez con Babia desconcierta, hasta el punto de acabar por maldecir a los suizos que inventaron el reloj sin saber del tiempo. La primera vez con Babia obliga al regreso, igual que aquellas señores de la Mesta que labraron fortunas para España tras lograr transformar el praderío babiano en lana de micra tan refinada que igualaba en peso al oro del Perú. Y de vuelta, cuando se toman las salidas de los valles del Luna el viajero se siente como un Colón otra vez en las Américas.

Allí en Babia se cuece una resistencia de años ante las tentaciones de Asturias de meter el pie a la vertiente sur de la Cordillera, de darle un bocado a la tierra que da asiento a las majestuosas Ubiñas y que ha dado de comer a los babianos y a sus rebaños desde que existe memoria sobre el creador. El conflicto territorial por el uso y usufructo del puerto de Pinos se ha enquistado entre la dejadez de las autoridades a las que compete defenderlo y la permisividad al propietario de los terrenos; un caso anacrónico ese de que un ayuntamiento tenga posesiones fuera del término municipal que le compete, incluso fuera de la comunidad autónoma en la que está enclavado.

Y entre el yo no he sido de los consejeros de Castilla y León que se pasan la pelota y corren el mapa a ver dónde está el paraje en disputa, no vaya a ser que salga en la próxima edición del trivial, cuatro juntas vecinales de Babia se han propuesto devolver a León al significado de la palabra orgullo y dignidad y levantar el pie que cada primavera y verano lesiona sus intereses económicos. La sobre explotación del puerto de montaña por el abuso del propietario Mieres que resta el pan y la sal de los derechos históricos de los pueblos babianos no deja de ser un mal menor ante la insolencia de la autoridad que tiene mando en León y espera el asalto. No faltaba más que llevaran al Congreso la anexión de Pinos a Asturias y los de aquí votaran a favor. Entonces sí moriría esta tierra, por la puñalada a Babia, la madre que parió a León.

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)