May 052013
 

logo_babia_colorDiario de León. Desde que Villargusán, Candemuela, Pinos y San Emiliano, junto con la Asociación Montañas de Luna y Babia, lograron paralizar hace siete años el reglamento de uso de Pinos que quería aprobar Mieres, los babianos han obtenido otras pequeñas victorias en la zona. La primera, que la Diputación de León, con el anterior presidente, Javier García-Prieto, elaborase un informe con el coste que supondría expropiar ese suelo, valorado en 817.000 euros, aunque la Junta no parece dispuesta a recuperar el territorio y el expediente expropiatorio nunca se ha iniciado.

Mieres, bajo el foco

La segunda, conseguir centrar el foco en cada paso que da la administración mierense, que, según los vecinos, «había hecho y deshecho a su antojo» hasta el momento, permitiendo cabañas ilegales, abriendo un bar sin licencia de actividad ni vertido de aguas que funciona como oficina municipal y ejerciendo labores policiales en territorio de otra comunidad.

Arreglo de la carretera

Junto a ambas, el letrado Carlos González-Antón destaca la inclusión del ‘camino de cabras’ hasta los puertos en el plan autonómico de carreteras, que ya tramita el proyecto para su arreglo, y el debate que existe sobre el territorio, que le permite no caer en el olvido. A su juicio, «en León falta la decisión política que hay en Asturias. Babia es periférica en la provincia, y León es periférico en la comunidad, lo que se traduce en la pasividad de las administraciones ante un caso claro de injerencia territorial donde Mieres, con dinero público y subvenciones, está fomentando la ganadería asturiana en detrimento de la leonesa».

Debate

Se pregunta si «los mierenses tolerarían que el Ayuntamiento de San Emiliano abriera un bar Casa de Babia en Ujo, sin licencia de actividad, sin pagar ningún impuesto, poniendo los precios que les dé la gana, dejando vivir a dos empleados públicos, que además facilitasen alojamiento a los que pasen por allí».

A pesar de la permisividad de las administraciones de la comunidad hacia Mieres y del escaso interés demostrado para conservar las fronteras leonesas, el abogado de las pedanías sigue siendo «optimista», porque cree que los jueces les acabarán dando la razón para poner «fin a esta colonización administrativa de Asturias en Pinos».

Share

Deja un comentario